Notas de prensa

REVISTA PETROQUIMICA, PETROLEO GAS & QUIMICA
“Cimet suministra cables para las obras del Plan Federal de energía”

La empresa proveyó los tendidos de interconexión eléctrica entre Mendoza y San Juan que impulsó el Gobierno nacional y actualmente está suministrando cables a Yacyretá y a la línea de Recreo, en La Rioja. Asimismo, presentó una nueva gama de cables ecológicos y tiene previsto elaborar más productos para la industria petrolera.

A la par del incremento de la demanda de cables, que en los últimos tiempos creció sensiblemente en gran medida impulsada por el Plan Federal de Transporte que el Gobierno puso en marcha para afrontar el crecimiento del consumo eléctrico, el balance comercial de Cimet registró valores que cuadruplicaron a los registrados en plena crisis de 2002.

Este ejercicio, que cierra en septiembre, mantendrá la misma tendencia en alza. “Estamos trabajando con las obras que se están llevando a cabo por el Plan Federal. Terminamos en Mendoza y San Juan y ahora estamos fabricando cables de 500 Kv para la represa de Yacyretá y para la línea de Recreo, en La Rioja”, comenta Gustavo Vanotti, gerente general de la compañía, que lleva más de 50 años de presencia en el mercado.

“También participaremos en las próximas licitaciones públicas, como las del NEA-NOA, por lo que el escenario en el área energética es alentador”, destaca el directivo.

La compañía está muy bien posicionada en dos grandes mercados de cables: el energético y el de telefonía. En el primer segmento posee una gran participación. En el ámbito telefónico, en tanto, su presencia está muy por encima del 50%.

A su vez, la compañía está evaluando implementar un plan estratégico de inversiones para abordar nuevos objetivos. “Hace aproximadamente dos años realizamos fuertes inversiones para adquirir maquinarias con vistas a abastecer el Plan Federal de Interconexión, y ahora estamos analizando desembolsos para continuar modernizando nuestra fábrica e incorporar nuevas líneas de cables especiales que estarán orientadas a la industria petrolera y a los sectores que utilicen cables de energía”, agrega.

No obstante, a decir del ejecutivo aún resta terminar de planificar cómo hará la empresa para garantizar el suministro energético, ya que para ampliar la capacidad de producción y diversificar aún más las líneas de cables que fabrica es necesario agregar nuevos transformadores eléctricos.

Desafíos

La planta de Cimet está ubicada en la localidad de José León Suárez (provincia de Buenos Aires), y tiene una superficie total de más de 72.000 m2, de los cuales 26.000 m2 están cubiertos.

El personal estable de la compañía asciende por estos días a más de 350 personas.

Según reseña el número uno de la organización, un tema preocupante en la industria es el constante aumento de las materias primas, sobre todo de las metalíferas. La tonelada de cobre, por ejemplo, cuesta hoy cerca de 8.000 dólares, cuando hace apenas unos años atrás valía 3.000 dólares.

“A mediados del año pasado tuvimos que realizar una reingeniería comercial para que el aumento de las materias primas no alterara nuestros niveles de rentabilidad. Finalmente, el incremento de precios no nos afectó tan fuertemente, aunque siempre es una variable a tener en cuenta”, advierte.

La mayoría de los plásticos que utiliza Cimet son de producción nacional, salvo los que revisten a los cables de media tensión, que son importados. “Trabajamos con las primeras marcas a nivel internacional en todo lo que son líneas de polietileno”, detalla Vanotti.

Actualmente Cimet exporta entre un 10 y un 15% de su producción de cables tanto de energía como de telefonía básicamente a Chile y a Brasil, y en menor medida también a Perú y Ecuador.

A nivel nacional, en tanto, la firma trabaja con los principales representantes del sector petrolero, así como también con los máximos exponentes del segmento de la telefonía, como Telecom y Telefónica.

Una oferta variada

A través de su división ‘Cables de Energía’, Cimet ofrece cables con conductores de cobre o aluminio que abarcan desde productos desnudos para líneas aéreas o puestas a tierra hasta cables aislados para instalaciones domiciliarias, líneas aéreas aisladas y preensamblados de baja tensión y líneas protegidas de media tensión. Cuenta además con una amplia gama de cables de potencia tipo subterráneo para las más diversas aplicaciones (resistentes a los hidrocarburos, a la propagación de incendio, flexibles y armados, etc), que van desde 1 Kv hasta 35 Kv inclusive, pudiendo ser todos estos fabricados en sus tres familias: Durolite, Termolite y Zerotox.

“Uno de nuestros pilares es la gran flexibilidad para atender los cambios que se producen en el sector. Eso nos lleva a tener una producción muy diversificada y amplia, pero siempre manteniendo los máximos niveles de calidad”, asegura el directivo.

La firma presentó una nueva línea de cables ecológicos, denominados Zerotox, cuya principal ventaja es la reducción de la emisión de gases tóxicos y de humos opacos, con lo cual aumenta la seguridad y se evita la propagación de incendios.

“Aun en los peores tiempos de crisis mantuvimos los niveles de calidad en los estándares más altos del mercado. Incorporamos varias normas internacionales y siempre tratamos de homologar nuestros cables en el extranjero. En gran medida, eso se debió a que tenemos un muy buen departamento de Ingeniería que siempre apunta a la innovación y a la mejora constante”, enfatiza el gerente general de la compañía.

A su vez, en el área de cables telefónicos Cimet fabrica productos tipo PAL para instalaciones exteriores, ya sean subterráneas o aéreas, en sus versiones núcleo de aire y núcleo relleno; y cables tipo INE o INE/LSOH para instalaciones interiores.

Página: 1